¿Cómo negociar el salario?

negociar el salario

La mayoría de los profesionales entienden que saber negociar el salario es fundamental. Si puede negociar con éxito, no sólo aumentará su salario hoy; está aumentando su potencial general de ingresos para el resto de su vida.

Vaya, ¿verdad?

A pesar de saber lo poderoso que puede ser hablar sobre remuneración durante el proceso de búsqueda de empleo, sólo el 39% de los profesionales intenta realmente negociar. Y no gastar más dinero normalmente significa perder alrededor de $7,528 al año.

¿Pero qué pasa si no sabes cómo negociar el salario? ¿Simplemente tienes mala suerte? Difícilmente. Si aprende a hacer esto hoy, podrá posicionarse para lograr un mayor éxito mañana. Cuando tenga una nueva oferta de trabajo entre manos o desee conseguir un aumento en su trabajo actual, aquí encontrará algunos consejos de negociación salarial que pueden marcar una gran diferencia.

➡️¿Cómo iniciar una carta de presentación?

Índice
  1. ¿Qué son las negociaciones salariales?
  2. Determina tu valor
  3. Errores comunes al negociar el salario
  4. Los 10 mejores consejos para la negociación salarial
    1. 1. No desperdicies el primer número
    2. 2. Confía en los datos
    3. 3. Sepa lo que aporta
    4. 4. No te apresures
    5. 5. Apunta cerca de la cima
    6. 6. Sea preciso
    7. 7. Asegúrate de que sea el momento adecuado
    8. 8. Practica y perfecciona
    9. 9. Tenga la mente abierta
    10. 10. Tenga un punto de “alejarse”
  5. Conclusión

¿Qué son las negociaciones salariales?

negociar el salario
Negociar el salario

Bien, antes de profundizar en cómo negociar el salario, demos un paso atrás y hablemos de qué son las negociaciones salariales.

En el sentido más simple, una negociación salarial es una conversación de ida y vuelta. Si bien no tiene que ocurrir en tiempo real, el proceso involucra a dos partes (un empleado o candidato y un representante de la empresa, como un gerente) que discuten cuánto debería ganar un trabajador o un posible nuevo empleado.

Por lo general, para los candidatos que son los principales candidatos para un puesto, el proceso comienza cuando reciben una oferta formal. En dicha oferta tradicionalmente hay detalles sobre la compensación, incluido el salario inicial y una descripción de los beneficios que recibirán.

Ahora bien, algunos profesionales dan por sentado que la cantidad de dinero de la oferta de trabajo es muy elevada. De hecho, generalmente no lo es.

Piénsalo; Las empresas quieren ganar dinero, no gastarlo. Si pueden conseguir un gran candidato por menos, por supuesto que lo harán. Como resultado, la mayoría no ofertará la cantidad más alta que esté dispuesta a pagar. En cambio, es más probable que apunten por debajo de ese umbral, a veces de manera significativa.

Con las negociaciones salariales, estás creando una oportunidad para incrementar la oferta. Estás declarando abiertamente que crees que vales más, una posición incómoda pero a veces necesaria.

Pero no se puede decir simplemente: “Quiero más dinero”. No señor. En su lugar, proporcione una contraoferta. Este es un salario específico que usted considera más apropiado según sus habilidades y la naturaleza del puesto.

Entonces la empresa puede aceptar. Sin embargo, lo más probable es que contradiga su contrapropuesta. Este es el comienzo de un nuevo ciclo de idas y vueltas, en el que podrás aceptar o oponerte a la contrapropuesta.

La negociación continúa hasta que sucede una de dos cosas. En primer lugar, cada parte puede decidir que la última oferta de la segunda parte se ajusta al objetivo y aceptarla. En segundo lugar, una de las partes puede decidir que no pueden estar en la misma página y por tanto rechazar la oferta si es el candidato o retirar la oferta de trabajo si es la empresa.

CONSEJO: Sí, has leído bien; la empresa puede retirar la oferta si no quiere cubrir sus necesidades salariales. Ahora bien, ¿significa esto que no deberías negociar? ¡Obviamente no! Que te paguen lo que vales es importante. Entonces, si sus opciones son aceptar un trabajo que le pague menos de lo que vale o arriesgarse a no conseguir un trabajo mal remunerado, elija lo último.

¿Pero qué pasa si quieres un aumento? Bueno, el proceso es similar. Es el mismo estilo de ida y vuelta, excepto que es entre usted y su gerente (o quien toma las decisiones). Aún así presentarás un caso que demuestre por qué vales algo de dinero extra y el gerente puede contrarrestar o rechazar tu solicitud. La principal diferencia es que no estar en la misma página generalmente no conduce a la pérdida del empleo, a menos que decidas renunciar si te dicen que no.

En definitiva, una negociación salarial es sólo un tipo específico de conversación. Usted tiene un objetivo particular: recibir un pago adecuado en función de sus habilidades, experiencia y requisitos laborales, y en eso se centra el diálogo.

Determina tu valor

Negociación de salario

Cuando intentas descubrir cómo negociar una oferta salarial, uno de los pasos más importantes que debes dar es determinar tu valor. Después de todo, su solicitud no tendrá mucho peso si su objetivo es una cantidad que no es razonable para su puesto. Y, por otro lado, si subestimas tu valor, estarás tirando demasiado bajo, dejando dinero sobre la mesa.

Entonces, ¿cómo calculas tu valor? Con investigación, por supuesto.

Gracias a la gloriosa invención de Internet, la investigación salarial es bastante sencilla. Sitios como Salary.com, Payscale y Glassdoor tienen información disponible. También puede consultar la Oficina de Estadísticas Laborales para obtener datos salariales en una variedad de puestos.

Los anuncios de empleo de otras empresas también pueden resultar útiles. Descubra qué competidores locales pagan a los empleados que trabajan en ese puesto y utilícelo para fortalecer aún más su caso.

Mantenga un registro de la información que encuentre. De esta manera, cuando inicies un correo electrónico o una conversación telefónica sobre una negociación salarial, podrás citar datos reales que respalden tu solicitud. Al confiar en hechos concretos, sus posibilidades de obtener un aumento salarial aumentan significativamente.

Errores comunes al negociar el salario

Negociación salarial

A veces, un solo error durante una negociación salarial puede descarrilar completamente su caso. Afortunadamente, si aprende sobre los errores comunes, podrá evitarlos.

Cuando entablas una negociación salarial, quieres parecer confiado. Sin embargo, si te vuelves agresivo o condescendiente, has cometido un gran paso en falso. Acosarte a ti mismo por un salario más alto no funcionará. En cambio, lo hace parecer una persona infeliz con quien tratar y probablemente hará que la empresa cancele su oferta por completo.

Otro gran error es pedir disculpas por pedir más dinero. Si en algún momento dices que lo sientes, darás la impresión de que no estás seguro o que crees que estás fuera de lugar. Por lo tanto, elimine la palabra “lo siento” de su vocabulario cuando esté negociando.

Asimismo, debes evitar decir “no” durante las conversaciones. Las palabras negativas pueden parecer combativas y dañar el diálogo general. También puede hacer que parezca que ha terminado de hablar o que no está abierto al punto de vista de la empresa.

Lo ideal es utilizar un enfoque más cooperativo. Por ejemplo, no diga: “No, ese número no me funciona”. Pruebe en su lugar: “Aunque aprecio la oferta, me sentiría más cómodo con un salario de…”

Finalmente, asegúrese de tener en cuenta el valor del paquete de compensación total. Por lo general, la cifra del salario es sólo una parte de la ecuación; Los beneficios también importan. Considere cuánto valen, tanto financieramente como para su vida.

Por ejemplo, observe los precios de las primas y los gastos médicos de bolsillo incluidos en el plan de salud de la empresa. Observe los beneficios de jubilación, incluido si existe una contrapartida de la empresa y su tamaño. De esa manera, si el valor de los beneficios hace que un salario más alto o más bajo sea más apropiado, los habrá incluido en la ecuación.

Los 10 mejores consejos para la negociación salarial

A continuación presentamos diez consejos para la negociación salarial que pueden marcar una gran diferencia.

1. No desperdicies el primer número

A veces, la negociación de una oferta salarial en realidad no comienza con una oferta formal. En cambio, comienza de manera mucho más informal.

Por ejemplo, el gerente de contratación podría preguntarle: “¿Cuáles son sus expectativas salariales?” durante su entrevista. Es una forma sutil de entender cuánto quieres. Y utilizarán esa información cuando llegue el momento de extender una oferta.

Si se enfrenta a esta pregunta, evítela. Puede decir que está buscando un paquete de compensación total justo, por lo que sus expectativas salariales pueden variar según los beneficios que recibirá. También puede indicar que necesita saber más sobre el puesto antes de hablar sobre el salario si cree que no tiene suficiente información para decidir una cifra.

Asimismo, no seas la persona que habla de salario. Si el gerente de contratación no aborda el tema, déjelo en paz. En lugar de eso, espere una oferta.

2. Confía en los datos

Como se mencionó anteriormente, es necesario investigar un poco para saber su valor. Pero también querrás hacer referencia a esa investigación cuando estés negociando una oferta salarial.

Citar sus fuentes hace que su afirmación sea más creíble. Además, elimina las emociones de la ecuación y eso puede funcionar a tu favor.

3. Sepa lo que aporta

Además de saber lo que vales, es importante poder hablar sobre por qué estás de rodillas. Si está solicitando un aumento, compartir detalles sobre logros recientes de gran valor fortalece su caso. Si estás negociando una oferta de trabajo, mostrar tus logros te permitirá resaltar por qué eres un gran candidato que vale más que la cantidad inicial.

Esta es sólo otra forma de justificar su solicitud. Después de todo, el gerente necesita verlo como un empleado actual o potencial increíble. De esa manera, decir que sí parece ser la decisión correcta para ellos y no solo para ti.

4. No te apresures

Ya sea que se esté preparando para responder a un correo electrónico de negociación salarial o a una conversación, no se apresure. Si tiene una oferta en mano y necesita un momento antes de hacer una contraoferta, diga que necesita pensar en la oferta.

Puedes solicitar un plazo específico, como de 24 a 48 horas, o dejarlo un poco vago al principio. Simplemente comprenda que no tiene una eternidad para responder.

5. Apunta cerca de la cima

Durante una negociación salarial, podrías pensar que el primer cheque que desperdicies debería ser superior a la cantidad mínima que estás dispuesto a aceptar. ¿Por qué? Porque las posibilidades de que la empresa se oponga son altas.

Si apunta demasiado cerca del medio del rango salarial correcto para el trabajo, es muy probable que la empresa intente reducir el número. Al apuntar cerca del límite superior de ese rango salarial, estás creando espacio para eso, lo que hace que sea más probable que termines con la cantidad que deseas.

6. Sea preciso

Por lo general, la gente redondea sus solicitudes de salario al millar de dólares más cercano. Pero no redondear puede funcionar a tu favor. Parece que has investigado y realmente sabes lo que vales, porque la cifra es exacta.

Entonces, en lugar de pedir $75,000 al año, opte por $74,850. Si hace esto, puede aumentar sus posibilidades de acercarse a lo que desea.

7. Asegúrate de que sea el momento adecuado

Si está intentando conseguir un aumento, debe cronometrarlo correctamente. ¿Ha destacado recientemente en su rol, superando las expectativas en todo momento? ¿Ha agregado nuevas responsabilidades a su plato? ¿Su último aumento (o fecha de contratación) fue hace más de un año? ¿Está la empresa en buena forma, con beneficios crecientes o estables?

Si respondió afirmativamente a todas estas preguntas, entonces este podría ser el momento adecuado. Pero si respondió que no, es posible que desee esperar hasta poder decir sí a todas ellas. De esta manera, aumentas tus posibilidades de conseguir lo que buscas.

8. Practica y perfecciona

Como ocurre con todo, la práctica hace la perfección a la hora de negociar ofertas salariales. Si estás hablando con el gerente de contratación o con tu jefe sobre el salario, ensaya con anticipación lo que vas a decir. De esta manera, se sentirá cómodo con los temas de discusión, lo que aumentará la probabilidad de poder compartirlos con confianza.

Pero si envías un correo electrónico de negociación salarial, perfecto. Comience con un primer borrador. Así que edítalo sin piedad. Busque errores. Modifica el lenguaje para hacerlo poderoso. Cuantificar los detalles. Cita tus fuentes.

En última instancia, dedicar un poco de tiempo ahora puede marcar la diferencia. Por lo tanto, perfeccione sus habilidades y presentación tanto como sea posible antes de iniciar la conversación.

9. Tenga la mente abierta

En algunos casos, las empresas no pueden ofrecerle mucho más en términos de dinero. Pero eso no significa que no puedan mejorar el trato.

Quizás, en lugar de efectivo, estarían abiertos a más días de licencia remunerada o a un aumento de las aportaciones a las pensiones por contratación. Quizás podrían agregar a la combinación un programa de asistencia para la matrícula o un beneficio de pago de préstamos estudiantiles.

Si más dinero no es realmente una opción, vea si hay algo más que puedan hacer para aumentar el valor de su paquete de compensación total. Esta podría ser una forma de lograr que todos estén en sintonía sin tener que aumentar el salario directamente.

10. Tenga un punto de “alejarse”

Incluso si utiliza todos los consejos y estrategias de negociación salarial del libro, no hay garantía de que se acerque a lo que desea. Quizás la empresa no quiera o no pueda ofrecer un valor justo de mercado por sus habilidades; sucede.

Si bien está bien si hay un par de rondas de ida y vuelta, si está claro que no están en la misma página y no están de acuerdo, digas lo que digas, aléjate. Por supuesto, decir no a una oferta de trabajo no es fácil pero, si no está bien, no está bien.

No digas que sí por un sentido de obligación mal entendido. En su lugar, reduzca sus pérdidas y vuelva a concentrarse en su búsqueda de empleo. Después de todo, la próxima vez que llegue una oferta, puede que sea justo lo que está buscando. Pero no lo sabrá a menos que se retire cuando una oferta no funcione.

Conclusión

Negociar el salario

En definitiva, saber negociar un salario es imprescindible. Con los consejos anteriores podrás afrontar tu próxima negociación salarial completamente preparado. En última instancia, esto puede aumentar drásticamente sus probabilidades de alcanzar un buen número, lo que le permitirá aumentar su potencial de ingresos hoy y en el futuro.

¡Buena suerte!

➡️Cómo escribir un título excelente para LinkedIn

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia - Mas información