Las 10 principales excusas para quedarse sin trabajo con poca antelación

Muchos profesionales dudan en no ir a trabajar, especialmente si la decisión es relativamente de último momento. Si bien dejar a su empleador sin personal no es lo ideal, es crucial reconocer que existen buenas excusas para dejar su trabajo con poca antelación.

En algunos casos, no llamar podría representar un problema de salud o seguridad para usted o para otros empleados. Como resultado, puede ser mejor intervenir en el último minuto en lugar de poner a otros en riesgo. Sin embargo, también puede haber otras razones legítimas para venir a trabajar, incluso si no avisas con mucha antelación.

Si está tratando de descubrir cuáles son buenas excusas para quedarse sin trabajo con poca antelación, esto es lo que necesita saber.

➡️Las 10 preguntas principales de una entrevista informativa

Índice
  1. Llamando al trabajo
  2. Excusas para quedarse sin trabajo
  3. Las 10 principales excusas para perder el trabajo con poca antelación
    1. 1. Estás enfermo y posiblemente seas contagioso
    2. 2. Estás cuidando a un niño o familiar enfermo
    3. 3. Hay una emergencia familiar
    4. 4. Emergencia doméstica
    5. 5. Muerte de tu ser querido
    6. 6. Averías de la máquina
    7. 7. Desafíos relacionados con el clima
    8. 8. Enfermedad o lesión de la mascota
    9. 9. Llegada del paquete a firmar
    10. 10. Día de la Salud Mental
  4. Conclusión

Llamando al trabajo

Antes de profundizar en la lista de buenas excusas para ausentarse del trabajo con poca antelación, tomemos un segundo para hablar de lo que implica la llamada y por qué es importante la decisión.

Por lo general, llamar sin trabajo significa comunicarse con su empleador y decirle que no podrá presentarse a un turno programado o día laboral. Básicamente, estás anunciando una ausencia no planificada.

En algunos casos, dejar el trabajo es realmente una buena idea. Sin embargo, eso no significa que no sea potencialmente riesgoso. La mayoría de los empleadores se sienten al menos un poco frustrados cuando un empleado no se presenta a un turno programado, y generalmente con razón.

En Estados Unidos la tasa de ausencia se acerca al 3%. Si bien puede parecer poco, quedarse corto incluso para un solo empleado puede ser devastador, dependiendo del tamaño de la fuerza laboral de una empresa o equipo y la naturaleza del puesto.

Las estimaciones sugieren que el coste de las ausencias no programadas, a menudo debidas a la pérdida de productividad, oscila entre 2.660 y 3.600 dólares por empleado al año. Este es un gran problema para las empresas que desean seguir siendo rentables.

¿Significa esto que no hay excusas válidas para faltar al trabajo? Obviamente no. Simplemente significa que su empleador probablemente no estará contento con la decisión, incluso si su motivo es legítimo. Claro, es posible que sean completamente comprensivos, pero al mismo tiempo, pueden estar molestos o estresados, especialmente si los llamas en el último minuto.

Cuando no avisas con mucha anticipación, tu empleador puede terminar apresurándote. Si su puesto no puede permanecer vacío, tendrán que llamar frenéticamente a otro empleado para ocuparlo. Si dejarlo vacante por un día es una opción, aún ejercerá presión adicional sobre su equipo. En última instancia, hay consecuencias debido a su reclamo.

En la mayoría de los casos, su empleador simplemente se encargará de ello si usted no falta al trabajo con tanta frecuencia. Sin embargo, si las ausencias con poca antelación se convierten en una norma, es posible que vean la situación de otra manera. Incluso si ofreces razones válidas para no trabajar, hacerlo repetidamente hará que parezcas poco confiable y podría llevarlos a despedirte.

CONSEJO: Es importante tener en cuenta que algunos tipos de ausencias, incluso las de poca antelación, están protegidas. Por ejemplo, cualquier ausencia relacionada con una situación descrita en la Ley de Licencia Médica y Familiar (FMLA) o la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) está protegida por la ley federal. Sin embargo, debe seguir reglas o pautas específicas de protección bajo estas leyes, por lo que le recomendamos que se asegure de que su ausencia esté calificada y que utilice el enfoque correcto al comunicarse con su empleador.

Antes de decidir no presentarse a un turno programado, debe considerar su registro de asistencia. Además, consulte el manual del empleado para revisar las políticas de la empresa sobre ausencias no planificadas. De esta manera, puede asegurarse de que llamar no le cueste el trabajo.

Excusas para quedarse sin trabajo

Si va a faltar a un trabajo programado, lo mejor es utilizar el enfoque correcto. Primero, debes elegir el método de contacto correcto. En algunos casos, lo que debe hacer se describe en el manual del empleado. Si no, usa el sentido común.

Al llamar, su objetivo debe ser asegurarse de que su empleador esté informado rápidamente. En muchos casos, eso significa llamarlos por teléfono. Sin embargo, dependiendo de su lugar de trabajo, puede ser apropiado utilizar el correo electrónico, mensajes de texto o un servicio de mensajería.

A continuación, comuníquese con su empresa o gerente lo antes posible. Vale la pena avisar cada minuto extra que puedas ofrecer, especialmente si la empresa tendrá que encontrar a alguien que cubra tu turno.

Además, sea claro y conciso. Informe a su empleador por qué llama sin entrar en demasiados detalles. También puede analizar cualquier cosa que les proporcione que respalde la validez del motivo que proporcionó, como una nota del médico.

También es aconsejable expresar tu interés en regresar al trabajo tanto como sea posible y mencionar que ayudarás a los afectados por tu ausencia una vez que regreses. Del mismo modo, si puede ayudar a la empresa de inmediato, por ejemplo ayudándola a encontrar cobertura o iniciar sesión de forma remota para realizar una tarea crítica antes, discútalo de inmediato.

Si puede proporcionarle a su empleador un cronograma para su regreso, eso es ideal. Si eso no es posible, programe horarios para comunicarse con su empleador o gerente y asegurarse de que estén al tanto de su estado.

La comunicación y la cooperación son realmente claves cuando se trata de minimizar el impacto de tu ausencia. Por lo tanto, conviértalos en una prioridad desde el principio, lo que hará que sea más probable que su empleador y sus colegas lo pasen mejor mientras usted no esté.

Las 10 principales excusas para perder el trabajo con poca antelación

Si buscas excusas para no ir al trabajo, es fundamental entender que sólo debes saltarte turnos cuando sea realmente necesario y en el último momento. Su ausencia genera un inconveniente para la empresa y sus compañeros. Además, adquirir el hábito de faltar al trabajo puede costarle el empleo.

Sin embargo, eso no significa que haya excusas válidas para faltar al trabajo, incluso si no puedes dar una advertencia. Estas son las 10 razones principales para dejar de fumar sin previo aviso.

1. Estás enfermo y posiblemente seas contagioso

Cuando se trata de faltar al trabajo, existen algunas buenas excusas que se pueden invocar, como estar enfermo y ser potencialmente contagioso. Si ingresa a su lugar de trabajo e infecta a sus colegas, la productividad podría estancarse si varios empleados comienzan a llamar a la vez. Además, dado que el COVID-19 sigue siendo relevante, incluso tener síntomas leves debería ser suficiente para justificar una llamada.

Sin embargo, debe consultar su manual del empleado sobre las llamadas por enfermedad. Algunas empresas pueden exigir una nota médica o, en el caso de COVID-19, una prueba negativa. Asegúrese de estar listo para seguir el procedimiento. En caso contrario su ausencia podrá no estar justificada.

2. Estás cuidando a un niño o familiar enfermo

Si tiene un hijo o cuida a un familiar enfermo, su enfermedad puede ser una razón justificable para faltar al trabajo. Por lo general, esto se aplica si su hijo tiene que quedarse en casa, no ir a la escuela o a la guardería y no puede cuidarse por sí mismo, o si un miembro de su familia necesita apoyo debido a su enfermedad, edad o condición médica a largo plazo.

Sin embargo, al igual que con su enfermedad, asegúrese de saber qué necesitará proporcionar, si es que necesita algo, para respaldar esa decisión o garantizar que pueda regresar. Por lo general, todos los pasos requeridos se detallarán en el manual del empleado.

3. Hay una emergencia familiar

Ciertos tipos de emergencias familiares son buenas razones para quedarse sin trabajo sin previo aviso. Si la situación familiar requiere su atención y asistencia y las posibles consecuencias o resultados son nefastos, puede entrar en esta categoría.

Informe a su empleador los conceptos básicos de la situación y manténgalo actualizado a medida que se desarrolle la situación. De esta forma, podrás planificar tu regreso u organizar una ausencia prolongada.

4. Emergencia doméstica

Si eres víctima de un incendio o un robo, tienes una tubería rota, o una situación similar que ha dañado tu vivienda, esta es una excusa válida para no ir a trabajar. Nuevamente, querrá informarle a su empleador lo que sucedió y si cree que perderá más de un turno para encargarse de todo. De esta manera la empresa puede prepararse.

5. Muerte de tu ser querido

En general, la desaparición de un ser querido es un motivo para llamar a trabajar. Ya sea que simplemente esté de duelo o sea responsable de hacer arreglos, probablemente no podrá concentrarse en sus responsabilidades, por lo que quedarse en casa puede ser su mejor opción.

Recomendamos informar a su gerente tanto como sea posible sobre la situación, incluso si necesitará tiempo para manejar tareas específicas o asistir a un servicio. También es aconsejable consultar el manual del empleado para obtener información sobre las políticas en caso de duelo, asegurándose de saber cuánto tiempo libre puede tomarse sin perjudicar su puesto en el trabajo.

6. Averías de la máquina

Un automóvil que no arranca puede hacer que sea inevitable faltar al trabajo, por lo que es posible que no tenga más remedio que llamar en el último minuto. Sin embargo, esto es algo que no puede considerarse justificado durante más de un turno. Es probable que la empresa espere que usted resuelva los problemas rápidamente o haga arreglos de transporte alternativos.

Si esto le sucede a usted, dígale a su empleador lo que sucedió y cómo planea abordar el problema. Luego, busque otras formas de llegar al trabajo para su próximo turno, como el transporte público o el uso compartido del automóvil. De esta manera, podrá afrontar el futuro sin problemas.

7. Desafíos relacionados con el clima

En algunos casos, el clima puede hacer imposible ir a trabajar. Por ejemplo, las fuertes nevadas podrían hacer que conducir sea peligroso, especialmente si la ciudad o el condado no suelen despejar la carretera.

Muchas empresas tienen políticas de “mal tiempo” en su manual del empleado, así que asegúrese de revisarlas. Sin embargo, ya sea que su empleador haga esto o no, llámelo de inmediato y bríndeles una descripción general de la situación, asegurándose de que tengan una idea clara de por qué conducir no es una opción para usted.

8. Enfermedad o lesión de la mascota

Si tienes una mascota y se lesiona o enferma inesperadamente, llamar en el último momento para cuidarla no es un mal motivo para llamar en el último momento. Solo tenga en cuenta que, según las políticas, su empresa puede solicitar pruebas, como una nota del consultorio de un veterinario.

9. Llegada del paquete a firmar

Si bien puede parecer que la llegada del correo no es una de las mejores excusas para ausentarse del trabajo, puede serlo si requiere una firma y la fecha de entrega cambia sin previo aviso. Esta suele ser una mejor opción si ya notificó a su lugar de trabajo que un paquete que requiere firma estaba en camino. Sin embargo, incluso si el aviso es breve, como pueden ser inherentemente algunos envíos urgentes, esta podría ser una razón válida.

10. Día de la Salud Mental

Si bien esta no siempre es una opción viable para presentarse a trabajar en el último minuto, algunas empresas entienden que los empleados pueden necesitar un día ocasional de salud mental. Si su empleador se enfoca en el bienestar y tiene políticas que permiten este tipo de ausencias sin repercusiones, podría ser una razón plausible.

Conclusión

excusas para quedarse sin trabajo

En última instancia, todas las opciones anteriores son potencialmente buenas excusas para dejar su trabajo con poca antelación. Muchos de ellos se centran en la salud y la seguridad y algunos son simplemente situaciones inevitables que pueden ocurrir.

Sin embargo, es importante comprender que las políticas de la empresa pueden variar con respecto a las ausencias no planificadas. Como resultado, llamar en voz alta puede tener consecuencias, especialmente si lo convierte en un hábito. Asegúrese de revisar toda la información sobre ausencias en su manual del empleado, para que pueda anticipar cómo las llamadas podrían afectarlo.

¡Buena suerte!

➡️Las 10 preguntas principales de la entrevista

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia - Mas información