Los 15 mejores consejos de negociación salarial para mujeres

Del administrador

Abordar una negociación salarial siempre es complicado. Sin embargo, puede resultar especialmente difícil para las mujeres. En algunos casos, están luchando contra la brecha salarial de género, lo que hace que sea más difícil lograr la igualdad salarial incluso cuando claramente tienen las habilidades y la experiencia para justificarlo. Además, hablar de dinero es inherentemente tabú en la cultura estadounidense, incluso cuando es por una buena razón.

Afortunadamente, entender cómo negociar un salario no es tan difícil como parece inicialmente. Acompáñenos mientras exploramos el mundo de la negociación salarial y profundice en nuestros 15 mejores consejos de negociación salarial para mujeres.

Índice
  1. Del administrador
  • ¿Qué son las negociaciones salariales?
  • El panorama de la negociación salarial para las mujeres en 2023
  • Los 15 mejores consejos de negociación salarial para mujeres
    1. 1. Saber si un trabajo es de tarifa fija
    2. 2. Investiga tu valor
    3. 3. Lleve consigo los documentos justificativos
    4. 4. Evite hablar de su último cheque de pago
    5. 5. Aborde una oferta lowball de la manera correcta
    6. 6. Ser vago al principio está bien
    7. 7. Tenga el número correcto para presentar
    8. 8. Explique cómo la cantidad mayor beneficia a todos.
    9. 9. Agregue "Nosotros" y "Nos" a la conversación.
    10. 10. Habla con tus compañeros
    11. 11. Ten la actitud correcta
    12. 12. Negociar cara a cara
    13. 13. Utilice una negociación salarial ficticia como práctica.
    14. 14. No hagas suposiciones
    15. 15. Sepa que puede irse
  • Ponlo todo junto
  • ¿Qué son las negociaciones salariales?

    Antes de profundizar en los consejos, tomemos un segundo para hablar sobre qué son las negociaciones salariales en primer lugar.

    En muchos sentidos, una negociación salarial es poco más que una conversación. Se trata de dos personas (un candidato o empleado y un directivo) que discuten sobre salarios, normalmente con el objetivo de encontrar un punto medio.

    Si es candidato a un puesto de trabajo, el proceso normalmente comienza cuando recibe una oferta de trabajo. En este, recibirá una descripción de cualquier compensación propuesta. En muchos casos, el salario indicado no es elevado. Por eso es fundamental saber cómo negociar una oferta salarial para garantizar que puedas pedir más de la manera correcta.

    ¿Por qué no es el mejor precio? Bueno, porque las empresas no quieren gastar más de lo que realmente necesitan. Si pueden encontrar un trabajador calificado a un precio más bajo, estarán encantados. Por lo tanto, no comenzarán con la cantidad más alta que estén dispuestos a pagar. En cambio, elegirán un número más bajo que creen que usted podría aceptar, esperando lo mejor pero dándoles espacio para maniobrar si usted retrocede.

    Si es un empleado, una negociación salarial puede surgir en diferentes situaciones. Una revisión anual es un momento clásico para discutir la compensación. Lo mismo ocurre con aceptar más responsabilidades, ahorrar una importante cantidad de dinero a la empresa mediante medidas de reducción de costes, o momentos similares que alteren tus tareas o la rentabilidad de la empresa.

    Ahora bien, aunque estos son tiempos normales para hablar sobre salarios, eso no significa que su gerente hablará de ello. Recuerde, las empresas no tienen la intención de gastar más de lo necesario, por lo que los gerentes pueden evitar hablar de aumentos a menos que el empleado los mencione.

    En ambos casos, la estrategia inicial es la misma. Quiere utilizar enfoques basados ​​en evidencia para respaldar su afirmación. De esta manera los datos están de tu lado. ¿Qué tipo de datos? Profundizaremos en esto en los siguientes consejos.

    El panorama de la negociación salarial para las mujeres en 2023

    Muchas mujeres se preguntan si ahora es el momento adecuado para iniciar una negociación salarial. Afortunadamente, puedes hacerte una idea si observas el panorama actual de negociaciones salariales.

    En primer lugar, es crucial echar un vistazo a la brecha salarial de género. Es una cifra que muestra la disparidad salarial entre hombres y mujeres. Aunque técnicamente es sólo una parte del panorama, es un punto de partida útil.

    Según un estudio sobre la brecha salarial de género, en 2023 las mujeres ganaron 82 centavos por cada dólar que ganó un hombre. Otro análisis de la brecha salarial de género mostró una cifra comparable para 2023 (las mujeres ganaron el 84% de lo que ganan los hombres), pero también señaló que la brecha salarial de género es estable.

    A pesar de esto, hay signos de progreso potencial hacia una verdadera igualdad salarial. Entre los trabajadores de 25 a 34 años, las mujeres ganan 93 centavos por cada dólar ganado por los hombres en ese grupo de edad. Si bien esto todavía representa una brecha, es menor que en las décadas de 1980, 1990 y principios de 2000. Sin embargo, la brecha es mayor de lo que era alrededor de 2010.

    Otro punto que vale la pena explorar es el impacto de las grandes renuncias y el estado actual de la fuerza laboral. En general, la participación en la fuerza laboral está disminuyendo y alcanzará en 2023 su punto más bajo desde la década de 1970. También puede haber una brecha de habilidades en juego, aunque este punto es objeto de acalorados debates.

    Por último, la economía también se está recuperando, potencialmente a un ritmo más rápido de lo esperado inicialmente. La inflación también está en su nivel más alto en 40 años, lo que no es ideal. Sin embargo, puede proporcionar a algunos profesionales más justificación para solicitar una bomba de pago, no una más pequeña.

    De hecho, todos los factores indican que llevar a cabo una negociación salarial ahora probablemente sea una buena idea. Si tiene muchas habilidades y un buen desempeño, potencialmente puede aprovechar el mercado impulsado por los empleados, lo que le permitirá aumentar su salario más fácilmente.

    Los 15 mejores consejos de negociación salarial para mujeres

    A continuación, presentamos un vistazo a nuestros 15 mejores consejos de negociación salarial para mujeres.

    1. Saber si un trabajo es de tarifa fija

    Antes de prepararse para una negociación salarial, es fundamental determinar si el trabajo es de tarifa fija. Hay puestos en los que todos los que trabajan en un puesto reciben exactamente el mismo salario, en dólares o dentro de un rango. Con este último, el lugar donde usted se encuentre dentro de un rango puede depender de una fórmula matemática y nada más.

    ¿Por qué importa si un trabajo es de tarifa fija? Porque negociar un salario en estos roles puede no ser una opción. Si está preestablecido en dólares, no importa lo que menciones en la conversación; esa es la paga.

    Sin embargo, si hay una brecha, es posible que tenga cierto margen de maniobra. Necesitará saber cuál es la ventana de pago y cómo se determina la ubicación dentro de ella. Si el mérito influye, entonces podría ser prudente tener una conversación.

    Los empleos gubernamentales y sindicales casi siempre tienen una tarifa fija. Lo mismo ocurre con los empleos asalariados predominantes, así como con los puestos por horas, particularmente en industrias como el comercio minorista, la hostelería y el servicio al cliente.

    En algunos casos, incluso las grandes empresas tienen estructuras salariales formales. ¿Por qué? Porque simplifica las cosas, facilitando la gestión de los sueldos de cientos o miles de empleados.

    2. Investiga tu valor

    Si está tratando de descubrir cómo negociar un salario, el paso más importante que puede dar es investigar su valor. Este es un proceso doble. Además de analizar tu experiencia, habilidades y logros para estimar tu valor, debes mirar los promedios salariales para puestos similares en tu área.

    El objetivo es entender cuánto gana habitualmente una persona como tú en un trabajo como el que estás solicitando. De esa manera, puede utilizar esa información para contrarrestar una oferta baja si la recibe.

    3. Lleve consigo los documentos justificativos

    Cuando estás negociando un salario, la prueba es tu amiga. Al tener documentación que muestre los puntos que investigó en el paso dos y varios documentos que destaquen sus hallazgos, es más difícil contrarrestar su posición. También le permite tener figuras críticas frente a usted por escrito, lo que hace que sea menos probable que olvide un detalle crucial durante la discusión.

    CONSEJO DE MIKE: Cuando recopile documentos, duplíquelos (o triplíquelos... o cuadriplicalos). Por ejemplo, si la Oficina de Estadísticas Laborales, Payscale, Glassdoor y Salary.com muestran rangos salariales en una ventana similar, lleve consigo copias impresas de todos ellos. De esta manera, será más difícil para un gerente cuestionar su puesto.

    4. Evite hablar de su último cheque de pago

    Si bien muchas áreas impiden que los empleadores pregunten sobre el historial salarial, todavía es legal en muchas áreas. Saber qué hacer si le preguntan su historial salarial es fundamental. De esta manera, podrá evitar compartir información que pueda jugar en su contra.

    Algunas empresas intentan basar sus ofertas salariales en el salario anterior de una persona en lugar de simplemente utilizar el valor del candidato como guía. Es por eso que la brecha salarial de género es tan generalizada y, de hecho, puede empeorar a medida que avanza en su carrera. Cada puesto de trabajo se suma a la baja cifra asociada al anterior, lo que permite que la brecha se amplíe.

    Al tener una estrategia para manejar la situación, puede reducir la posibilidad de que los salarios anteriores influyan en nuevas ofertas. En cambio, las ofertas terminan basándose en el mérito y otros puntos, lo que facilita obtener una tarifa competitiva.

    5. Aborde una oferta lowball de la manera correcta

    Si recibió una oferta de bajo nivel que, según su investigación, sabe que está muy por debajo de los estándares de la industria, puede expresar una desaprobación general. Esto puede dejar en claro que no está interesado en utilizar ese número como punto de partida para las negociaciones, lo que facilita comenzar de nuevo.

    Por ejemplo, diga algo como: "Aunque aprecio la oferta, estamos muy separados en cuanto a salario". Esto muestra que el primer dígito no está dentro de su zona de operaciones, lo que le permite pasarlo más rápido. Luego, puede mostrar evidencia que respalde una cifra dentro de su rango, posicionando ese número como un nuevo punto de partida para una discusión posterior.

    6. Ser vago al principio está bien

    Hablar de dinero es, en una palabra, incómodo. Sin embargo, si es por eso que tiene problemas para iniciar una negociación salarial, no es necesario que comience con números o pruebas. En lugar de ello, puedes empezar con una simple pregunta: ¿hay flexibilidad en términos salariales?

    Esta pregunta le permite al gerente saber que usted está listo para entablar una negociación salarial de una manera ligeramente indirecta. Dado que no incluye un contraataque inmediato, podría parecer una forma menos intimidante de hacer rodar la pelota.

    Sólo tenga en cuenta que el gerente puede tomar las cosas en varias direcciones. En algunos casos, te harán una mejor oferta sin que tengas que hacer nada más. En otros, te responderán con un “sí” y te preguntarán qué tenías en mente, por lo que tendrás que seguir adelante con tu solicitud y las pruebas que la respalden.

    Sin embargo, también podrían decir "no". Si esto sucede, tendrás que decidir si la oferta inicial es suficiente o si es mejor marcharte.

    7. Tenga el número correcto para presentar

    Durante una negociación, es posible que necesites eliminar un número. Utilice su investigación como guía. Elija una cifra que sea razonable y ligeramente superior a la que le gustaría. De esta forma, si el gestor intenta bajar el número, podrás encontrarte en un punto acorde a lo que buscas.

    8. Explique cómo la cantidad mayor beneficia a todos.

    En algunos casos, las mujeres tienen que justificar sus exigencias salariales más que los hombres. Asegúrese de resaltar cómo el aumento salarial beneficia a la empresa.

    Analice cómo le permite aportar valor al equipo, ayudar a la empresa a alcanzar sus objetivos, garantizar que se reduzcan otros costos o cualquier otra cosa que equilibre la ecuación más amplia. De esta manera, el gerente puede entender por qué es una buena idea decir "sí", lo que le facilita llegar a un acuerdo.

    9. Agregue "Nosotros" y "Nos" a la conversación.

    Cuando hable con el gerente de compensación, no tema agregar "nosotros" y "nos" a la conversación. Discutir cómo el valor que usted proporciona nos permite a "nosotros" lograr una meta o cómo "nosotros" podremos hacer varias cosas crea un sentido de camaradería entre usted y el gerente. Les permite ver cómo ganan personalmente, lo que puede hacerlos más abiertos a una cifra más alta.

    10. Habla con tus compañeros

    Una de las razones por las que existe la brecha salarial es que a la gente se le ha dicho que hablar de salarios es de algún modo inapropiado. El hecho es que no lo es. Al menos no intrínsecamente.

    Si le preocupa que le paguen mal en su empresa, hable con colegas que trabajen en el mismo puesto con credenciales similares en quienes confíe. Hágales saber que le preocupa la equidad salarial y vea si pueden hablar con usted sobre su compensación. Quién sabe, tal vez digan "sí" y, de ser así, es posible que obtenga las pruebas que necesita para solicitar un aumento.

    11. Ten la actitud correcta

    Cuando negocia un salario, debe mantener las cosas positivas. No describas lo que quieres como solicitud. En su lugar, revise toda la evidencia que ha reunido y explique cómo respaldan su reclamo.

    Al centrarse en la evidencia y no dar ultimátums, se asegura de que el gerente no termine a la defensiva. Esto conduce a una conversación más productiva.

    12. Negociar cara a cara

    Negociar un salario por escrito puede parecer la mejor opción. Después de todo, puedes redactar tu mensaje con cuidado, ¿verdad?

    El hecho es que es más probable que se produzcan malentendidos en la comunicación escrita que en la comunicación verbal. Un correo electrónico carece de emociones, inflexiones, señales faciales y lenguaje corporal. Que lo que se comparte puede malinterpretarse.

    Aunque es más difícil, es mejor negociar cara a cara. De esta forma, disminuyen las posibilidades de que se produzca un malentendido.

    13. Utilice una negociación salarial ficticia como práctica.

    Como dicen, la práctica hace la perfección. Entonces, si se siente incómodo con las negociaciones salariales, pida ayuda a un colega, amigo o familiar de confianza. Repita el proceso varias veces, pidiéndoles que adopten una mentalidad diferente sobre su solicitud cada vez. De esta manera, puede explorar una variedad de rutas que pueda encontrar, lo que facilitará su navegación más adelante.

    14. No hagas suposiciones

    Si se está preparando para negociar una oferta de trabajo o solicitar un aumento de trabajo, no asuma que la situación será más difícil o más fácil según el género del gerente. Si lo hace, puede alterar su forma de pensar y eso no siempre es lo ideal.

    El género de un gerente no determina automáticamente cómo abordará la conversación, por lo que es mejor utilizar la misma estrategia independientemente de quién esté involucrado. De esta manera, estará preparado para cómo se desarrolla la conversación.

    15. Sepa que puede irse

    Si está en medio de una negociación salarial y está claro que no recibirá una oferta justa o un aumento razonable, retirarse es una opción. Puede negarse a aceptar un nuevo trabajo o utilizar la falta de un aumento como motivación para encontrar un nuevo puesto que pague de manera justa.

    Está bien buscar un puesto en el que se aprecie lo que aportas. Así que nunca te sientas estancado porque no lo estás.

    Ponlo todo junto

    En última instancia, todos los consejos anteriores deberían ayudarle a comprender cómo negociar un salario de la manera correcta. Úsalos para prepararte para tu próxima negociación salarial. De esta manera, cuestiones como la brecha salarial de género no se interpondrán en su camino, lo que garantizará que pueda determinar la mejor estrategia sobre cómo negociar una oferta salarial para obtener un salario justo y equitativo.

    Sus consejos y opiniones han sido compartidos y presentados en publicaciones como Forbes , Entrepreneur , CNBC y otras, así como en instituciones educativas como la Universidad de Michigan , Penn State , Northeastern y otras.

    Obtenga más información sobre The Interview Guys en nuestra página Acerca de nosotros .

    Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia - Mas información