¡Odio mi trabajo! – Qué hacer ahora (sigue estos 10 pasos)

Del administrador

Cuando odias tu trabajo, cada día puede parecer un esfuerzo. No sólo sus días laborales son difíciles, sino que los miedos y la molestia de regresar al trabajo pueden extenderse hasta los fines de semana y días festivos. Un asombroso 81% de los profesionales experimentan terrores los domingos por la noche y es una forma difícil de vivir .

Pero si lo único que pasa por tu cabeza durante la jornada laboral (y tal vez incluso más) es “Odio mi trabajo”, ¿qué deberías hacer? Probablemente te estés preguntando: “¿Debería dejar mi trabajo? ¿O es normal que me sienta así?

Antes de hacer algo drástico o resignarte a tu situación, es importante detenerte un momento. Averiguar qué hacer cuando odias tu trabajo requiere algo de reflexión. Después de todo, puedes crear un buen plan para seguir adelante si no sabes qué te molesta en tu trabajo.

Si bien puede parecer desalentador, no tiene por qué serlo. Acompáñenos mientras exploramos por qué "odio mi trabajo" podría significar apoderarse de su cerebro y qué hacer para que su carrera avance en una mejor dirección.

Índice
  1. Del administrador
  • ¿Por qué odiamos nuestros trabajos?
    1. Razones comunes para odiar tu trabajo
    2. Cómo entender por qué odias tu trabajo
    3. Los impactos negativos de permanecer en un trabajo que odias
  • Qué hacer cuando odias tu trabajo
    1. 1. No renuncies por capricho
    2. 2. No pierdas todo el tiempo hablando de “odio mi trabajo”
    3. 3. Sepa que esto no es inusual.
    4. 4. Reflexiona sobre tus motivos
    5. 5. Continúe haciendo lo mejor que pueda
    6. 6. Prepárate para la conversación
    7. 7. Planifique una búsqueda de empleo
    8. 8. Comienza tu búsqueda de empleo
    9. 9. Postula a trabajos que disfrutarás
    10. 10. Vete como un profesional
  • Ponlo todo junto
  • ¿Por qué odiamos nuestros trabajos?

    Bien, antes de hablar sobre lo que debes hacer cuando no puedes dejar de pensar “mi trabajo me está matando”, profundicemos en por qué podrías sentirte así. Hay muchas razones por las que quizás no te guste, o incluso odies, tu trabajo, y es crucial entender qué hay detrás de cómo te sientes. De esta manera, puedes elegir un camino que resuelva el problema.

    Razones comunes para odiar tu trabajo

    Existen algunas razones comunes por las que una persona puede despreciar su trabajo. Al comprender cuál se aplica a usted, puede lograr algunas cosas. Primero, puede determinar si el problema tiene potencialmente solución. En segundo lugar, puede decidir qué no quiere en su próximo trabajo, en caso de que renunciar sea parte del plan.

    Normalmente, los profesionales que odian su trabajo luchan con uno o más de los siguientes problemas:

      • Su líder
      • Sus colegas
      • La cultura de la empresa.
      • Sus tareas, responsabilidades o carga de trabajo.
      • Su industria, profesión o trayectoria profesional general.
      • Quemandose

    Saber cuál de estos se aplica a usted es vital. Cada uno puede tener una solución diferente. Por lo tanto, es aconsejable pensar exactamente qué es lo que le molesta de su trabajo.

    Cómo entender por qué odias tu trabajo

    Generalmente, la reflexión honesta es el mejor enfoque. Debes dejar tus emociones a un lado y examinar cuidadosamente lo que no te gusta del trabajo.

    Ahora bien, esto significa ir más allá de conceptos básicos como “odio a mi jefe” o “mis deberes son horribles”. ¿Qué pasa con su gerente que no trabaja para usted? ¿Su estilo de gestión no se adapta a sus necesidades? ¿Te roban crédito de tu trabajo? ¿Están observando cada uno de tus movimientos?

    En cuanto a tus tareas, ¿son aburridas o aburridas? ¿Se siente insuficientemente preparado para afrontarlos? ¿No le dieron las herramientas adecuadas para hacer su trabajo? ¿Su trabajo ya no es estimulante o atractivo?

    Preguntas como esta pueden ayudarle a llegar a la raíz del problema. Así que no dudes en preguntarte realmente por qué te sientes así. Puede que no sea un viaje fácil, pero sí esclarecedor.

    Los impactos negativos de permanecer en un trabajo que odias

    Odiar tu trabajo no sólo afecta tu forma de pensar. El noventa y uno por ciento de los profesionales afirma que el estrés y la frustración han reducido la calidad de su trabajo. Esto significa que su desempeño disminuye, algo que los gerentes probablemente notarán.

    Además, el daño puede ir mucho más allá de su carrera. El 83% de los profesionales dijo que el agotamiento, que puede llevar a alguien a odiar su trabajo, tuvo un impacto negativo en sus relaciones personales. Esto significa que puede extenderse a su vida profesional y dañar también otros aspectos de su vida.

    El estrés también puede provocar ansiedad y depresión. Algunos investigadores incluso han descubierto que el estrés laboral, incluido el posible odio hacia el trabajo, podría reducir la esperanza de vida. ¡Repollo!

    Qué hacer cuando odias tu trabajo

    Ahora que tienes una idea de por qué te sientes así, es hora de pasar a la siguiente parte de la ecuación: qué hacer cuando odias tu trabajo.

    Aquí hay una guía rápida paso a paso que puede ayudarlo a comenzar:

    1. No renuncies por capricho

    Por supuesto, la idea de irse puede resultar especialmente atractiva cuando odias tu trabajo. Además, como comentamos anteriormente, a veces la respuesta a la pregunta “¿Debería dejar mi trabajo?” es un rotundo “sí”.

    El problema es que, a menos que su lugar de trabajo sea legítimamente peligroso o implacablemente tóxico, irse sin tener algo que esperar, como un nuevo trabajo que ya haya conseguido, no es la mejor idea. Recuerde, dejar un trabajo genera riesgo financiero. Y si no se va por una buena razón, como por motivos graves de seguridad, probablemente no obtendrá el desempleo.

    Incluso si sientes que “mi trabajo me está matando”, eso no significa que no pueda convertirse en algo mejor. Muchas situaciones pueden mejorar si está dispuesto a discutir sus inquietudes y presentar soluciones.

    Básicamente, nunca debes dejar tu trabajo por capricho, incluso si lo desprecias sinceramente. En su lugar, tómate el tiempo para seguir los pasos a continuación y desarrollar una estrategia. De esa manera, si decides que marcharte es la decisión inteligente, podrás hacerlo de la mejor manera posible.

    2. No pierdas todo el tiempo hablando de “odio mi trabajo”

    Si bien puede resultar tentador coger un megáfono y hacerle saber al mundo: “Odio trabajar aquí”, es una mala idea. Por supuesto, puedes contárselo a familiares y amigos cercanos, ya que pueden ser una fuente clave de apoyo. Más allá de eso, lo mejor es guardar silencio.

    ¿Por qué?

    Porque inundar tus redes sociales con quejas no te dará una buena imagen. Y, teniendo en cuenta que el 70% de las empresas revisan los perfiles de redes sociales de los candidatos a un puesto de trabajo, podría resultar contraproducente cuando decidas conseguir algo nuevo.

    Del mismo modo, quejarse constantemente con alguien dañará sus relaciones. Es posible cruzar la línea, especialmente si eso es todo lo que quieres hablar con tus seres queridos.

    Finalmente, señalar a las personas equivocadas, como compañeros de trabajo o su jefe, puede tener graves consecuencias profesionales. En el peor de los casos, te podrían despedir.

    3. Sepa que esto no es inusual.

    Terminar en un trabajo que no te gusta no es inusual. De hecho, a casi todo el mundo le pasa en algún momento de su carrera.

    Encuentra consuelo en este hecho. ¿Por qué? Porque significa que no estás solo. Otras personas han estado en tu lugar y la gran mayoría ha seguido adelante. Puedes hacerlo también.

    4. Reflexiona sobre tus motivos

    La gente puede odiar su trabajo por diversas razones. Los que se apliquen a usted determinarán adónde irá a continuación.

    Por ejemplo, si usted está sufriendo de agotamiento, es posible que desee hablar con su gerente al respecto. Quizás puedan modificar sus tareas para volver a involucrarlo u ofrecerle apoyo crucial a medida que las realiza.

    Si no está satisfecho con la cultura de su empleador, entonces debe determinar qué funciona y qué no funciona para usted. De esta manera, puedes decidir si lo que estás enfrentando es potencialmente cambiante o si es una señal de que debes comenzar a buscar algo nuevo.

    Del mismo modo, si no soportas tus deberes, tu profesión o tu industria, debes examinar la situación de cerca. Si no sabes qué te vuelve loco, comprenderlo es un paso fundamental. De lo contrario, incluso si cedes a ese sentimiento de “quiero dejar mi trabajo”, podrías encontrarte en el mismo lugar simplemente porque no eras consciente de lo que debías evitar.

    5. Continúe haciendo lo mejor que pueda

    Sí, cuando lo único en lo que puedes pensar es en cuánto odias tu trabajo, es difícil mantenerte al tanto de tu mejor desempeño. El truco es que es una necesidad. ¿Por qué? Porque hacer bien este trabajo hace que sea más fácil seguir adelante.

    Piensa de esta manera; Si la calidad de su trabajo se deteriora o su actitud se vuelve increíblemente mala, ¿su jefe actual le daría una buena referencia? ¿Y tus compañeros? ¿Tendrían cosas bonitas que decir? Probablemente no.

    Dejar que su rendimiento disminuya no está exento de consecuencias. Por eso es necesario evitarlo. Aunque pueda resultar difícil, sigue haciendo lo mejor que puedas. De esta manera, podrá preservar su reputación mientras planifica sus próximos pasos.

    6. Prepárate para la conversación

    Si la razón por la que odias tu trabajo es potencialmente solucionable, entonces debes prepararte para una conversación con tu gerente, recursos humanos u otro líder de la empresa. No puedes simplemente entrar y decir que no estás contento. En lugar de ello, necesita ejemplos concretos de lo que está dañando su moral, así como ideas sobre lo que podría ayudarle a mejorar.

    Organice sus pensamientos y encuentre la mejor manera de presentar su perspectiva. Esté orientado a las soluciones, ya que su objetivo no debe ser quejarse abiertamente, sino trabajar para lograr algo mejor.

    EL CONSEJO DE MIKE: Ahora bien, es cierto que hablar no siempre es una opción. Además, puede plantear riesgos. Después de todo, usted está admitiendo abiertamente que no está contento y es posible que esto no sea bien recibido. Sin embargo, si tiene una buena relación con la persona con la que está hablando, tiene puntos bien pensados ​​y puede ofrecer soluciones razonables, puede que valga la pena intentarlo. Un gran gerente querrá ayudarlo a prosperar. Entonces, si su jefe entra en esa categoría y existe la posibilidad de que le guste su trabajo actual, considere seguir ese camino.

    7. Planifique una búsqueda de empleo

    Si la situación no tiene remedio, es hora de buscar trabajo. ¿Cuál es el primer paso para una búsqueda de empleo exitosa? Bueno, planificación, por supuesto.

    Como sabes lo que te molesta de este trabajo, sabes qué evitar en tu próximo puesto. Úselo como guía para ayudarlo a determinar qué tipo de rol es el adecuado para usted, lo que le permitirá enfocar sus esfuerzos en esa dirección.

    Además, dedique algo de tiempo a llegar al meollo del asunto. Embellece tu currículum y perfil de LinkedIn. Reavive las conexiones con miembros de su red que puedan ayudarlo a seguir adelante. Si necesita nuevas habilidades para dar el siguiente paso, regístrese en cursos o cree su propio programa de aprendizaje autodirigido.

    La idea es dedicar algo de tiempo a prepararse para el éxito. De esta manera, potencialmente puede acelerar su búsqueda de empleo.

    8. Comienza tu búsqueda de empleo

    Una vez que tengas todo en orden, inicia con calma tu búsqueda de empleo. Comience con enfoques relativamente sutiles. Por ejemplo, es posible que desee consultar sitios de empleo, páginas de redes sociales de la empresa u opciones similares.

    Si se comunica con su red, elija solo personas que puedan ayudarlo manteniendo su privacidad. De esta manera no gritarás tu intención de irte.

    9. Postula a trabajos que disfrutarás

    A medida que avanza en su búsqueda de empleo, resista la tentación de postularse a todo lo que encuentre. Incluso si odias tu trabajo actual, eso no significa que debas tomar el primer puesto solo para divertirte en Dodge.

    En lugar de ello, sea estratégico. Concéntrese en los roles que en última instancia satisfarán sus necesidades. De esta manera, podrás avanzar hacia algo que realmente sea mejor.

    10. Vete como un profesional

    Una vez que consigas un nuevo puesto, vete con la clase. Avise con antelación, si es posible. No expreses tus quejas hasta el punto de quemar puentes. En lugar de eso, aprecia lo que te ha brindado el puesto y sal como un profesional.

    Ponlo todo junto

    Al final, odiar tu trabajo es difícil. Pero hay un camino a seguir. Utilice los pasos anteriores para avanzar en una mejor dirección. De esta manera, podrás obtener una oportunidad que te hará sentir entusiasmado con tu carrera una vez más.

    Sus consejos y opiniones han sido compartidos y presentados en publicaciones como Forbes , Entrepreneur , CNBC y otras, así como en instituciones educativas como la Universidad de Michigan , Penn State , Northeastern y otras.

    Obtenga más información sobre The Interview Guys en nuestra página Acerca de nosotros .

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia - Mas información